¿Cuáles son los riesgos de tomar medicamentos que vencieron?

Un 58% de los chilenos consume al menos un medicamento al día. Y de ellos, pocos son los que se preocupan de confirmar la fecha de caducidad de estos. Expertos explican las consecuencias de esta práctica.
Constanza dice que desde que tiene memoria en su casa ha habido un botiquín. Primero fue el de su mamá, que en la casa familiar siempre se preocupó de mantener un cajón con los medicamentos básicos que solían usar. «Nunca faltaban aspirinas, ibuprofeno, paracetamol y después le agregó otros como Omeprazol», recuerda la publicista de 32 años.

Y la costumbre familiar se traspasó como una herencia: ahora es ella quien en su departamento mantiene un botiquín al cual recurrir frente a cualquier eventualidad.

Sin embargo, hace poco un incidente relacionado a ese tradicional insumo llamó su atención.

«Hace unas semanas me dolía la cabeza, así que fui a buscar un paracetamol. Cuando saqué la caja leí la fecha de vencimiento y había vencido el año pasado. Me sorprendí mucho porque en realidad nunca me había fijado en ese detalle», relata.

Como ella, según la última Encuesta Nacional de Medicamentos de 2017, son el 58% de los chilenos los que consumen al menos un medicamento al día.

«Lamentablemente no existen cifras que nos permitan dimensionar el consumo en sí de medicamentos vencidos, ya que se trata por lo general de una decisión personal que toma el paciente. Pero por eso mismo nos parece importante destacar que los medicamentos sí tienen un periodo de consumo, el cual asegura que son eficaces y seguros», comenta Elmer Torres, químico farmacéutico de la Universidad de Chile y vicepresidente de la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos, Asilfa.

Según el especialista, esa fecha es importante porque indica el rango de tiempo en el que el medicamento conserva sus características originales. «Después de la fecha de vencimiento el medicamento ya no posee un respaldo analítico de que estas características se mantienen», apunta.

Torres explica que la fecha de vencimiento se establece a partir de una serie de estudios científicos.

«Una vez que los medicamentos son fabricados, el laboratorio productor de acuerdo a sus estudios de estabilidad y a las normas establecidas por el ISP, debe indicar su fecha de vencimiento. Los laboratorios establecen estrictos programas de estabilidad de sus productos desde la etapa de su desarrollo y durante todo el tiempo que estos se mantengan en su portafolio. Esto último, se conoce como estabilidad on-going. Cumplirlas asegura que el medicamento mantenga sus propiedades terapéuticas hasta su consumo por los pacientes», profundiza el experto.

«Dentro de los factores que inciden en la estabilidad se encuentran las condiciones ambientales de almacenamiento, como temperatura, humedad, luz; las características propias de los principios activos y también su interacción con los excipientes que componen el producto. Debido a esto es importante realizar exhaustivos estudios de estabilidad previo a su comercialización».
Consecuencias

¿Y cuál es la principal contraindicanción de esta práctica? Elmer Torres explica que la consecuencia más común del consumo de medicamentos vencidos es simple: una posible falta de eficacia.

«Esto de por sí tendrá un resultado dañino al no generar el efecto esperado en el paciente, lo que es particularmente grave si se trata de pacientes crónicos. Esto porque pueden perder efectividad debido a disminución de la potencia de los principios activos o por disminución de su desempeño. En otros casos, poco frecuentes, pueden generarse productos de degradación que potencialmente también pueden ser dañinos», revela el especialista. «Por esta razón es clave siempre informarse, estar atentos previo al consumo de un medicamento que tenemos guardado en la casa y consultar al médico o químico farmacéutico en caso que se requiera».

-Por otro lado, ¿es un problema la compra de medicamentos en sitios no autorizados? ¿Cuál es la recomendación en este ámbito?

-No es para nada recomendable comprar medicamentos en el comercio informal, ya que se rompen todas las garantías que los remedios deberían tener. Aquí la persona se expone efectivamente a adquirir medicamentos vencidos, pero además no existe garantía de que el remedio adquirido es legítimo. Es un riesgo innecesario para la salud.

Fuente: La Estrella de Iquique, Miércoles 31 de agosto de 2022