Sólo las importaciones de smartphones y medicamentos crecieron en 2015
índice

2015 no fue un buen año para el comercio exterior, menos para las importaciones de bienes de consumo, ya que de 14 categorías contempladas por el Banco Central, en 12 los resultados fueron negativos.

Sólo la compra de celulares y medicamentos se salvaron. Los primeros mostraron un incremento de 12,9% con adquisiciones por US$ 1.540 millones, retomando el crecimiento de dos dígitos tras 2014 (cuando cayó 24,8%)  pero lejos del 20% mostrado entre 2011 y 2013.

En el caso de medicamentos no es  tan elevada la variación, pero se mantuvo en positivo con un alza de 1,7%, con compras por US$726 millones, aunque un poco más bajo que el 5,6% y 19,6% de expansión de los dos años anteriores. “En el caso de los medicamentos la demanda es mucho más estable y por ende menos sensible al ciclo de consumo”, explicó el gerente de Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), George Lever.

Cabe señalar que en general las importaciones cayeron 12,6% en 2015, totalizando US$63.039 millones, de las cuales el componente bienes de consumo bajó 8,3%, llegando a US$18.336 millones, convirtiéndose en el peor resultado desde 2010.

“Los bienes durables en general llevan dos años con crecimientos anuales prácticamente cero, lo que se explica tanto por el aumento de precios relacionado al alza del tipo de cambio, como por la desaceleración de la masa salarial y del consumo de los hogares en general”, recalcó Lever.

El economista comentó que aunque la tendencia internacional de los bienes con alto componente tecnológico fue  a la baja en los precios, en Chile sólo benefició a la adquisición de los smartphones, porque el resto retrocedió.

Es el caso de los televisores, las importaciones cayeron 21,5% con ingreso por sólo US$597 millones, pese a la realización de la Copa América que se  disputó en Chile, y que siempre alienta este mercado. También la compra de computadores y electrodomésticos mostraron variaciones negativas de 6% y 1,6% respectivamente. “El impacto sobre la demanda de durables de un ciclo económico bajo, es fuerte”, acotó Lever.

Otro sector resentido fue el de los automóviles, que vio caer sus importaciones 13,1% con US$2.662 millones, afectado además por el alza del tipo de cambio y por el aumento del impuesto a los autos nuevos establecido en la Reforma Tributaria.

Baja de comestibles

En el caso específico de bienes de uso más doméstico, como los abarrotes, los resultados fueron fiel reflejo de la baja demanda interna. Es así como la importación de carne (US$918 millones), bebidas y alcoholes (US$328 millones) y Otros alimentos (US$921 millones) se contrajo 7,5%, 5,3% y 2,9%, respectivamente. Cabe considerar que desde 2010, las compras al exterior de bebidas y alcoholes no había mostrado variaciones negativas.

Entre los bienes considerados intermedios, pero también de uso diario, destacó la caída de las adquisiciones de azúcar y endulzante (US$360 millones) y trigo y maíz (US$507 millones) de 14,8% y 11,7%, respectivamente.

También los subgrupos como vestuario y calzado bajaron el año pasado.  Vestuario, después de 5 años de expansión, se redujo en 6,2% (US$2.740 millones), y Calzado, por segundo año consecutivo mostró una variación negativa de 6,6%, con adquisiciones por US$973 millones.

Un ítem que puede ser considerado más suntuoso como los perfumes también se resintió, mostrando un descenso de 3,2% (US$ 721 millones), por segundo año consecutivo.

Fuente Diario Pulso


X