Quiebre de tendencia en mercado de medicamentos: repuntan los genéricos tras una década a la baja
pills

Luego de una década a la baja dentro de su participación en el mercado de los medicamentos, los fármacos genéricos han vivido un repunte durante los últimos años. Así lo reflejan las estadísticas de la consultora internacional IMS Health, la que audita los mercados farmacéuticos de más de cien países y que señalan que en el mercado privado (en las farmacias), la participación de los genéricos subió cerca de cinco puntos porcentuales.

Los genéricos llegaron a representar, en su punto más bajo durante la última década, el 25% del mercado de los medicamentos, mientras que el año pasado ya habían estado en torno al 30%. En el mismo período, los llamados “genéricos de marca” -aquellos a los que se les agrega una marca comercial- y los pertenecientes a las farmacias son los que ven reducida su participación, prácticamente en los mismos porcentajes que el aumento de los genéricos.

Estos fármacos -que se denominan según el nombre de su principio activo- son los medicamentos más baratos del mercado. Y tanto laboratorios como farmacias, para poder obtener una mayor rentabilidad, le han asignado una marca de fantasía, creando así los “genéricos de marca” y las “marcas propias” de las farmacias. Estos, en definitiva, son genéricos “disfrazados”.

Pero desde 2007 se fueron creando las normas técnicas para la bioequivalencia, y empezó incipientemente el proceso de obligar a los genéricos (tanto a los denominados por el principio activo como a los de laboratorios y farmacias) a demostrar que ofrecían la misma eficacia y seguridad para el paciente. El proceso buscaba “emparejar la cancha” y ayudar a los usuarios a entender quién era quién en el mercado de los medicamentos. Finalmente, toda esa política fue impulsada durante el gobierno de Sebastián Piñera, quien coronó esta con la promulgación de la Ley de Fármacos, que impuso nuevas reglas para el mercado farmacéutico, y que entró en vigencia en febrero de 2014, aun cuando sus reglamentos no.

La diputada independiente Karla Rubilar cree que este cambio de tendencia se debe a la entrada en vigencia de esta norma. “Recién estamos viendo los efectos de la implementación de la ley, pero el Gobierno ya está intentando cambiarla, lo que no es prudente sin tener todos los datos a la vista”. Su par del PS Juan Luis Castro plantea lo mismo, pero añade que “es una etapa de transición, porque se generó un trastorno en el mercado farmacéutico con la entrada en vigencia de la ley, pero en el usuario persiste una asimetría grande de información”.

Fuente: El Mercurio


X